Una de las tareas más importantes para garantizar el óptimo funcionamiento y seguridad en la cocina es la limpieza de campanas y extracción de humos, ya que no sol se evita la permanencia de malos olores, sino previene de forma eficaz problemas como incendios o contaminación del área de trabajo y alimentos.

 La labor se incrementa al hablar de cocinas industriales, como las presentes en restaurantes, bares, comedores, hoteles, etc., donde es obligatoria la cultura de prevención y el monitoreo periódico de equipos de cocina debido a la gran cantidad de grasa que se puede llegar a acumular en las campanas extractoras, conductos de extracción, motor, campanas o filtros, ya que incluso se pueden originar daños irreversibles en las instalaciones de extracción.

El 80% de los incendios que se producen en cocinas para grandes colectividades se deben a una incorrecta limpieza de campanas y extracción de humos, en cuyo interior las grasas acumuladas se vuelven líquidas y pueden llegar a filtrarse alcanzando las uniones de los conductos, tanto dentro como fuera de la propia instalación extractora.

Se recomienda realizar revisiones periódicas y mantenimiento para campanas, filtros, conductos y turbinas en las cocinas industriales, tanto para cumplir con la normativa vigente, como para obtener los siguientes beneficios:

  • Ahorro de energía y disminución de gastos por reparación de equipos de cocina
  • Evitar malos olores, gases y proliferación de plagas
  • Evitar posibles incendios en instalaciones y área de trabajo

Recomendaciones importantes a la hora de limpiar la campana extractora:

  • Si tu campana es de acero inoxidable NO utilices productos abrasivos granulados, lejía, y jamás frotes con estropajos, porque conseguirás rallarla y perderá su brillo original.
  • Antes de comenzar la limpieza utiliza guantes y mascarilla para evitar respirar el vapor de amoníaco.
  • Presta especial cuidado al verter el agua a altas temperaturas, para evitar salpicaduras que te pueden quemar.
  • Si los filtros están muy estropeados, no bastará con limpiarlos, sino que habrá que sustituirlos por otros nuevos.
  • Utiliza cepillos o brochas para limpiar la campana por los rincones y partes menos accesibles.

  

Debido a la naturaleza de riesgo que implica el manejo de químicos y atención a instalaciones en campanas y conductos de extracción en negocios, te recomendamos que consultes un servicio profesional de limpieza, quienes emplearán los productos y equipos más adecuados para garantizar que tu instalación quede limpia y funcional.